Síguenos:

facebook twitter googleplus

500cosmetics


 

diabetes
0

Diabetes, problemas asociados y complicaciones

La gente con diabetes puede desarrollar diferentes problemas de salud y complicaciones, que no tiene porqué darse, pero en ocasiones pueden aparecer, y hay que estar informado de ello. A continuación hacemos un breve resumen de los problemas más comunes que pueden darse en las personas con distintos tipos de diabetes.

En las personas diabéticas incluso un problema normal puede empeorarse y acarrear serias complicaciones. Por ejemplo, los problemas de pies aparecen con más frecuencia cuando hay daño nervioso, lo que también se llama neuropatía, cuya consecuencia es la pérdida del tacto de los pies. Una mala circulación, cambios en la forma de los pies o de los dedos también pueden causar problemas.

Neuropatía

Aunque puede doler, el nervio diabético también puede menguar la habilidad de sentir dolor, calor y frío. La pérdida de sensibilidad a menudo significa que puedes no sentir una herida en el pie. Puedes tener una chincheta o una piedra en el zapato y andar con ellos todo el día sin saberlo. Puedes tener una ampolla y no sentirla. Puede que no te enteres de que tienes una herida en el pie hasta que no se rompa y se infecte.

El daño nervioso también puede acarrear cambios en la forma de los pies y de los dedos. Pregúntale a tu médico sobre zapatos especiales terapéuticos, en lugar de forzar pies deformes y dedos en un zapato normal.

Cambios en la piel

La diabetes puede causar cambios en la piel de los pies. A veces los pies pueden quedarse muy secos y la piel puede pelarse y cuartearse. El problema es que los nervios que controlan el aceite y la humedad del pie ya no funcionan.

Después de bañarte, seca tus pies y cubre la humedad que queda con una capa fina de jalea, crema de manos sin fragancia u otros productos similares.

No pongas aceites o cremas entre los dedos. La humedad extra puede hacer que se infecte. Tampoco pongas los pies en remojo, puede secar tu piel.

Callosidades

Las callosidades aparecen con más frecuencia y se desarrollan más en los pies de gente con diabetes. Esto se debe a que hay áreas con presión debajo del pie. Demasiados callos puede significar que se necesitan zapatos terapéuticos o inserciones.

Si no se recortan las callosidades pueden volverse muy gruesas, romperse y convertirse en úlceras (heridas abiertas). Nunca intentes cortarte tú mismo las callosidades o los callos, esto puede hacer que se convierta en una úlcera y que se infecte. Deja que tu médico corte tus callosidades. Tampoco trate de eliminar callosidades y callos con agentes químicos. Estos productos pueden quemarte la piel.

Usar una piedra pómez todos los días te ayudará a mantener las callosidades bajo control. Es mejor usar la piedra pómez sobre la piel húmeda y aplicar justo después una loción.

Úlceras en los pies

Las úlceras aparecen con más frecuencia en el tercio anterior del pie al final del dedo gordo. Las úlceras en los laterales del pie se deben normalmente a zapatos que no sujetan bien. Recuerda, aunque algunas úlceras no duelan, todas deben ser vistas por un médico en seguida. Las úlceras descuidadas pueden infectarse, lo que puede conllevar la pérdida de un miembro.

Lo que haga tu médico depende de la úlcera. Puede que haga una radiografía del pie para asegurarse de que el hueso no está infectado. Puede que elimine todos los tejidos dañados e infectados. Para esto puede que tengas que ir al hospital. También puede que el médico haga un cultivo de la herida para averiguar qué tipo de infección tienes y qué antibióticos te vendrán mejor.

Cuidar los pies es muy importante. Caminar sobre una úlcera puede hacer que se haga más grande y forzar que la infección esté más dentro del pie. Tu médico puede ponerte un zapato especial, un refuerzo o vendarte el pie para protegerlo.

Si no se te cura la úlcera y tienes mala circulación, puede que tu médico te derive a cirugía vascular. Un buen control de la diabetes es importante, ya que los niveles altos de glucosa en sangre pueden hacer que sea más difícil curar una infección.

Cuando se cure la úlcera, trata a tus pies con cuidado. La piel cicatrizada bajo la herida curada puede romperse con facilidad. Quizás tengas que llevar zapatos especiales después de que la úlcera se cure para proteger este área y prevenir que la úlcera vuelva a aparecer.

Mala circulación

La mala circulación (la fluidez de la sangre) puede hacer que tus pies tengan menos posibilidades de luchar contra una infección y curarla. La diabetes provoca que los vasos sanguíneos del pie y de la pierna se estrechen y se endurezcan. Puedes controlar algunas de las consecuencias de la mala circulación sanguínea. No fumes, fumar hace que las arterias se endurezcan más rápido. También tienes que seguir los consejos de tu médico para mantener la presión sanguínea y el colesterol bajo control.

Si tienes los pies fríos, tienes que calentarlo. Desafortunadamente, si no puedes sentir calor en los pies, es fácil que los quemes con agua caliente, con bolsas de agua caliente o con almohadillas eléctricas. Lo mejor para mantener cálidos los pies fríos es llevar calcetines que abriguen bien.

Algunas personas sienten dolor en las pantorrillas cuando andan deprisa, subiendo una colina o en una superficie dura. Esta condición se llama claudicación intermitente. Parar a descansar un momento debería acabar con el dolor. Si tienes estos síntomas, deberías dejar de fumar. Trabaja con tu médico para empezar con un programa de andadas. Alguna gente necesita medicación para mejorar la circulación.

Amputación

La gente con diabetes tiene muchas más posibilidades que otra gente de que se le ampute una pierna o un pie. ¿El problema? Mucha gente con diabetes tiene la enfermedad de arterial periférica, que reduce el flujo de la sangre en los pies. Mucha gente con diabetes también tiene enfermedades nerviosas que reducen la sensibilidad. La conjunción de estos dos problemas puede hacer que sea más fácil tener úlceras e infecciones que pueden llevar a la amputación. Muchas amputaciones pueden prevenirse con cuidados regulares y un calzado adecuado.

Por estas razones, cuida bien de los pies y ve a visitar a tu médico ahora mismo para consultar sobre  los problemas que puedas tener en los pies. Pregúntale sobre la prescripción de zapatos que cubre la seguridad social y otros seguros. Sigue siempre los consejos de tu médico cuando te estés curando úlceras u otros problemas relacionados con los pies.

Una de las mayores amenazas para tus pies es fumar, pues afecta a los vasos sanguíneos pequeños y puede causar que el flujo de sangre en los pies sea menor y que aparezcan heridas en los pies que curan despacio. Mucha de la gente con diabetes que necesita una amputación es fumadora.

 

Tags: , ,




Comments are closed.

SUBIR ↑

Gana US$5 de regalo de bienvenida Suscríbete y disfruta YA de US$5 de descuento y muchas ofertas más