Síguenos:

facebook twitter googleplus

500cosmetics


falta_sexo

9 razones que provocan la falta de sexo en tu pareja

La falta de sexo puede ser uno de los problemas más habituales que puede surgir en una pareja, sobre todo a lo largo del tiempo. Cuando dos personas se conocen y conectan porque se gustan, al principio, suelen estar altamente excitadas y mostrarse muy abiertas. Pero, a medida que la relación se hace más seria, pueden aparecer miedos a decepcionar por una parte y por otra. Todo ello puede afectar negativamente, como de hecho ocurre en la práctica, a la vida sexual de la pareja y, por lo tanto, a la relación misma. Desde MQS os mostramos 9 razones que pueden provocar la falta de sexo en tu pareja

1. Tratáis de controlaros el uno al otro con enfados y reproches

En concreto, ¿qué hacéis cuando os sentís heridos, dolidos o rechazados o cuando no se hacen las cosas como uno falta_sexoquiere? ¿Os enfadáis y le explicáis a vuestra pareja vuestras razones y vuestros sentimientos? ¿O tratáis de influir en la pareja con reproches para así controlarla y hacerla cambiar? La sexualidad tiene un campo abonado cuando los componentes de la pareja se sienten amados, estimados, apreciados y entendidos. Los reproches no son la respuesta adecuada en caso de conflicto y, en cualquier caso, no harán que vuestra pareja se sienta estimada y comprendida.

2. Evitáis de entrada los conflictos

Ocurre con muchísima frecuencia. Vuestra pareja se enfada con vosotros y os reprocha lo que sea, a veces, las cosas más nimias. La reacción: evitar hablar de ello y así eludir el conflicto. O rehuir el aclarar el tema entre los dos. Cuando evitáis el conflicto, en fondo, ¿cómo os sentís? Cuando renunciamos a hablar y preferimos “evitar el lío” o “dejar la fiesta en paz”, a la larga, nos anestesiamos, nos enfriamos y acumulamos paulatinamente más y más resentimiento. A mayor enfriamiento y resentimiento acumulado, menor espacio habrá en nuestro interior para la pasión y el deseo.

3. Intentáis controlar al otro mediante la resistencia

Una parte insiste en hablar las cosas y la otra sigue bloqueando. En el fondo, ¿no estará bloqueando su amor para no sentirse conflictos_parejacontrolada? Es como adoptar el “modo resistencia”, como una forma de castigo a la pareja al no darle absolutamente nada de lo que está pidiendo, en este caso, una explicación o simplemente hablar del tema. Al final del proceso, llegar hasta el extremo de negarse a relaciones sexuales. Y, desde luego, es evidente que una conducta así no ayuda en nada a la relación de pareja.

4. Ansiedad

En el otro extremo, usar el sexo como una forma de validación o para conseguir la aprobación de tu pareja rápidamente puede exprimir la relación hasta dejarla vacía. Cuando tu pareja acude a ti sumamente necesitada de aprobación y reconocimiento, ¿qué es lo que sientes en el fondo? Lo más seguro es que te arrastre a un proceso en el que tú también te comiences a sentir nervioso por temor a fallar y tu obsesión será satisfacerlo siempre que quiera. No habrá nada erótico en este tipo de relación sexual.

5. Las luchas de poder en la pareja

Lo que se ha mencionado hasta ahora son conductas poco productivas para la relación de pareja y, en todo caso, pasan a ser faltadesexorápidamente enfermizas. Puede que a algunas personas les exciten sexualmente las luchas por el poder pero, a la gran mayoría, las apaga por mero agotamiento. Las luchas de poder dentro de la pareja ocurren cuando una parte trata de controlar a la otra o se resiste a ser controlada. Una pelea ruidosa y ostentosa no es necesariamente una muestra de lucha de poder. Las luchas de poder en el seno de la pareja ocurren la mayoría de las veces de las formas sutiles descritas arriba.

6. Ninguna intención de aprender de los errores

Intimidad también implica que los componentes de una pareja se muestren dispuestos a aprender el uno del otro, especialmente de los conflictos y problemas que vayan surgiendo. Esto es incluso positivo para la relación. No es así cuando, en vez de intentar aprender, lo que se hace es pretender controlar al otro. En estos casos sufren las relaciones sexuales y, al final, la relación de pareja en sí misma.

7. No priorizáis intimidad emocional

Para muchas personas es esencial el conectar y sentir una intimidad emocional para vivir la relación de pareja como tal. No existe esa intimidad emocional cuando tratáis de controlar o de evitar ese control, cuando estáis luchando entre los dos o estáis distantes el uno del otro. La conexión mutua que se sentía al comienzo de vuestra relación no puede sobrevivir cuando lo que se intenta es controlar y evitar conflictos en vez de aprender del otro y de las situaciones que se van planteando. Haciendo justamente lo contrario, no sólo se aprende a apreciarse uno mismo mucho más sino que también se aprende a amar a la otra parte de la pareja mucho más profundamente.

8. No pasáis el suficiente tiempo juntos

Una buena vida sexual necesita de una buena conexión entre ambas partes y una buena conexión es pareja_faltadetiempoimposible cuando la pareja está demasiado ocupada. Cuando la gente comienza a salir, saca tiempo de donde sea para estar con la pareja el máximo tiempo posible. Pero una vez que la pareja se comienza a habituar a una cierta rutina –ya sea porque han pasado a vivir juntos o porque ha habido matrimonio- se olvidan de la agenda y cada vez pasan menos tiempo juntos. Hay personas que son capaces de pasarse el día trabajando y, además, ocuparse de los niños, de las cosas de casa e, incluso, de pasar un buen rato delante del televisor para después irse a la cama y mantener relaciones sexuales como colofón del día. Pero la mayoría de la gente está demasiado cansada al final del día o bien, con el tiempo, las distancias emocionales se han vuelto más y más profundas. Si esto ocurre, no es tan difícil sacar una agenda o borrar aquellas cosas que sean superfluas y sacar tiempo -que siempre lo habrá- para pasar más tiempo con la pareja.

9. Tenéis libidos diferentes

Algunas personas son de natural muy activas sexualmente y otras no. Esto tiene que ver con los niveles de testosterona en cada cuerpo. Es cierto que los hombres suelen tener unos niveles de testosterona más altos que las mujeres –de ahí les viene la fama- pero, en la práctica, también hay muchas mujeres con unas necesidades sexuales más altas que sus maridos o sus parejas. Si ambos en la pareja se quieren y se comprenden y, sobre todo, se comunican, encuentran una manera satisfactoria de llevar el tema. Pero si lo que se intenta es controlar a la otra parte para satisfacer sus propias necesidades o su propio bienestar, el conflicto está servido. Problemas como éste se solucionan con cierta facilidad cuando lo que se prioriza en la pareja es el amor y no el aspecto del control. Si ambas partes priorizan el amor, el resultado será el aprecio y la comprensión mutua. Esto es lo que crea y mantiene a la largo del tiempo la pasión, lo que conduce también a una vida sexual intensa, apasionada y satisfactoria que puede durar todo lo que dure la relación de pareja.

Recomendación de MQS

Desde MásQueSalud siempre os proponemos trucos y consejos que harán vuestra vida en pareja más plena y que disfrutéis al mismo tiempo de una vida sexual activa. Es importante que dediques tiempo a tu pareja, que las luchas de poder y los conflictos se resuelvan dialogando y que probéis nuevas experiencias juntos. Si lo que necesitáis es mejorar vuestro apetito sexual, no os olvidéis que podéis encontrar complementos que aumentan la libido masculina, como es el caso de Provirilia, o para aumentar libido femenina, como Feminil.

 

 

Tags: , , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBIR ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
s