Síguenos:

facebook twitter googleplus

500cosmetics


aditivos 620x350 - Aditivos alimentarios que nos hacen engordar
0

Aditivos alimentarios que nos hacen engordar

 

Los alimentos que consumimos a diario están repletos de aditivos alimentarios que nos hacer subir de peso y que ni siquiera sabemos qué pintan en todos esos productos. Si nos paramos detenidamente a mirar las etiquetas de lo que compramos a diario en el súper, nos dará la sensación de no saber ni qué estamos comiendo. Y nos preguntamos: ¿qué pintan todos estos aditivos en nuestra alimentación y en nuestro cuerpo? Rápidamente pensamos en enfermedades como el cáncer y nos olvidamos de otras como el sobrepeso. El tabaco y el sobrepeso son una de las principales causas de mortalidad en el mundo aunque muchas veces no lo conozcamos.

Varios de estos aditivos alimentarios pueden ser la causa de muchas enfermedades y el sobrepeso está relacionado con ello. Os mostramos 4 de ellos para que tengáis en cuenta en qué consisten y cómo afectan al cuerpo.

1. Glutamato monosódico (MSG) aditivos_alimentarios

Es uno de los principales aditivos alimentarios más perjudiciales y se relaciona con el denominado “síndrome del restaurante chino” porque causa lo mismo que muchas de las comidas chinas: empacho, dolor de cabeza, sudoración, acelerones cardiacos, etc. Esto sucede por una sobredosis de glutamato monosódico.

Según leyendas urbanas, la ingesta de alimentos con glutamato llena el cerebro de “excito-toxinas” lo que acaba causando Parkinson. Esto es solamente un mito. Lo cierto es que el glutamato estimula los receptores de la lengua enviando distintos impulsos al cerebro, en concreto, a una parte en la que se encuentra el sentido de la toma de decisiones y de la gratificación. Juega un papel importante en las conductas adictivas por lo que a través de estas sustancias potenciadoras del sabor, podemos influenciar a nuestro cerebro.

Teniendo en cuenta varios estudios, los norteamericanos consumen una media de 19 kilos de glutamato en contenidos de diferentes índoles: desde galletas saladas a nuggets de pollo. Lo que hacemos de esta manera es engañar al paladar al procesar alimentos de forma que los carbohidratos nos saben a proteína.

2. Aromatizantes artificiales

Otro de los aditivos alimentarios son los aromatizantes. Seguramente alguna vez nos hayamos preguntando por qué un dulce sabe tanto a fresa o un refresco o zumo sabe a naranja o a cualquier otro sabor. Esto se debe a estas sustancias químicas legales que proporcionan ese sabor a los alimentos. Se les suele llamar “detonantes de apetito” porque nos incitan a comer más. También se les denomina “estimuladores de la alimentación en otros campos”.

Los laboratorios hace décadas solían analizar la composición de los sabores de los alimentos para aislar los componentes químicos responsables del sabor en las naranjas, fresas e incluso el pollo a la barbacoa. Se comenzaron a producir de esta manera los sustitutivos del sabor. Al poco tiempo se crean industrialmente miles de sabores diferentes.

En los años 50 del siglo pasado, los laboratorios pasaron a analizar la composición de los sabores de los alimentos en estado natural, aislando los componentes químicos responsables de los sabores de las naranjas, fresas, zanahorias e incluso del pollo asado a la barbacoa. Al poco tiempo, se comenzaron a producir industrialmente sustitutivos artificiales de casi todos los sabores característicos.

Sin estos aromatizantes, los refrescos solo sabrían a azúcar y las patatas solo a patatas. Por ello, esta industria añade kilos y kilos de aromatizantes al año pero lo malo de ellas es que son las mismas que se usan para estimular el crecimiento del ganado, lo que implica aumentar de peso si se consumen en exceso.

3. Sabores “naturales” zumo_natural

Las etiquetas que leemos en los productos sobre sabores “naturales” en muchas ocasiones solamente se diferencian en el nombre porque en realidad son idénticos. Es decir, no por leer la etiqueta “natural” significa que sea saludable.
Por ello, cuando veamos la palabra “natural” en algunos productos como los zumos que afirman tener “sabor natural”, no pienses que se trata de frutas recientes o del productos de un huerto casero. Más bien habría que relacionarlo con una fábrica enorme con ingredientes químicos con sabores intensos.

4. Edulcorantes artificiales

Otro de los aditivos alimentarios de los productos que consumimos a diario son los edulcorantes artificiales. Uno de los secretos de la industria alimenticia son los efectos principales que causan los edulcorantes porque no hacen lo que se dice que hacen. Las personas que consumen grandes cantidades tienen la misma probabilidad de sufrir sobrepeso, hipertensión o problemas cardiacos como si consumieran demasiado azúcar. Lo cierto es que los edulcorantes artificiales tales como el aspartamo, la sucralosa, el acesulfamo de potasio o la sacarina no ayudan a adelgazar. Sucede al contrario, se supone que provocan un aumento de peso y han demostrado que crean comportamientos metabólicos distintos como sería perder la identificación del sabor dulce.

Según los experimentos con ratas, cuando el cuerpo se ha acostumbrado a edulcorantes y consume azúcares de verdad, al cerebro no le llegan las señales de azúcar = calorías, lo que induce a comer más cantidad para alcanzar las calorías que cree necesarias para el cuerpo y su actividad.

Cucharas con azucar morena y azucar blanca Un estudio publicado en una revista especializada, mostraba cómo una la parte del cerebro llamada “amígdala”, que regula estas percepciones sensoriales, funcionaba de forma diferente en personas que consumían más edulcorantes artificiales que en personas que consumían azúcar.

Esto nos muestra una clara conclusión: se podrá engañar a las papilas gustativas que tenemos en la lengua, pero no se puede engañar al cerebro.

Tags: , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

SUBIR ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
s