Síguenos:

facebook twitter googleplus

500cosmetics


alimentos más sanos
1

Algunos alimentos sanos también pueden llegar a ser perjudiciales

Siguen existiendo dudas sobre lo que es exactamente alimentación sana y lo que no, llegando a etiquetar como comidas saludables algunas que no lo son en gran medida o que al menos no se deben consumir tanto como podemos pensar. Por eso, hemos hecho una lista de 10 alimentos que a veces veces son considerados erróneamente como alimentos sanos, así como algunas alternativas sanas de los mismos. Supuestos alimentos sanos que ya son conocidos como artificiales y químicos en la mayoría de los casos, aunque se tomen, en muchas ocasiones, para consumir menos calorías.

Alimentos sanos que tal vez no lo sean tanto

1. Zumo de frutas

zumos-frutas-2

Actualmente hay mucha gente que está dejando de tomar refrescos azucarados para sustituirlos por zumos de frutas. Últimamente por ejemplo están en auge los zumos de frutos rojos: de cereza, de frutos del bosque, de arándanos, etc., que se perciben como más sanos todavía supuestamente por su alta concentración de antioxidantes. El problema de los zumos de frutas es que nutricionalmente hablando son muy pobres ya que aportan muy poca fibra y los comerciales, en concreto, suelen estar cargados de azúcares añadidos que no necesitas (a no ser que combines el zumo con correr unos 20 km).

MásqueSalud te invita a tomar a fruta, pero fruta fresca.  Y si lo que quieres es beber algo, mejor tómate un té, un zumo fresco, agua de coco o simplemente agua mineral. Si lo que te pide el cuerpo es el sabor a fruta para calmar la sed, combina un zumo de fruta natural con mucha agua o gaseosa, y disfruta.

En cualquier caso, destierra esa idea bastante extendida de que un zumo de fruta sustituye a la fruta fresca, porque en ningún caso es un sustitutivo de la misma. Y para las madres militantes, este mensaje: piensa que al comer una pieza de fruta en vez de tomarte un vaso de zuma estás dando un ejemplo a tus hijos. No te bebas la fruta, ¡cómetela!

2. Bebidas energéticas

zoom_asset_44396896

Si no eres deportista profesional ya puedes ir borrando las llamadas bebidas energéticas de tu lista de bebidas “saludables”. Los deportistas profesionales toman este tipo de bebidas pero diferentes a las que salen en los anuncios. Éstas últimas rebosan azúcar, colorantes y saborizantes artificiales, conservantes más ingredientes misteriosos y secretos de cada marca que en cualquier caso no es que aporten nada a tu salud, es que incluso la pueden perjudicar.

Una decisión judicial obligó a hacer públicos los ingredientes de la famosa Gatorade (después cambiaron la fórmula, que vuelve a ser igual de opaca que antes). Entre ellos se hallaban aceites vegetales bromados (BVO), un componente usado en retardantes de llama y que se sabe que es cancerígeno. En lugar de hacerlo con Gatorade y similares, prueba a extinguir las llamas de tu sed con bebidas energéticas hechas en casa (como un simple y llano batido de cacao o una limonada azucarada). Con ellos aportarás a tu cuerpo fluídos cargados de minerales y no verdaderos cócteles químicos.

3. Barritas de cereales energéticas

La mayoría de las barritas energéticas o barritas de cereales que encontrarás en los supermercados no son más que productos de confitería industrial camuflados como alimento “sano”. Serán cómodas de usar, pero no sustituyen a los alimentos de verdad. Incluso las que supuestamente son de mayor calidad y más caras y las que dicen ser más dietéticas no son más que bombas de azúcar altamente procesadas con poco aporte de proteínas y fibra.

Las barritas más baratas suelen estar fabricadas con materias primas igualmente baratas, con casi un 100% de probabilidades de que sean cereales genéticamente modificados e ingredientes cargados de pesticidas (soja, frutos secos, ingredientes saciantes como la harina de algarrobo, etc.), todo ello amasado para formar una barra supuestamente sana y envuelta en bombas de azúcar como recubrimientos de chocolate, yogur, miel o siropes.

¿Nuestro consejo? Comerlas sólo si se tienen a mano en caso de estar perdido en el desierto o naufragando en una isla perdida y eso incluso cuando ya te hayas comido incluso tu propia camiseta. En caso contrario, es mejor que os hagáis un favor a vosotros mismos y evitéis las barritas. Sustituidlas por unas cuantas bolsitas con un buen mix de frutos secos que podéis siempre tener a mano en el trabajo en el bolso y con ellas matar el gusanillo entre comidas.

4. Cereales integrales

cereales-integrales-1

Se ha conseguido obsesionar a millones de personas con el término “integral” y ahora creen que cualquier cosa que tenga “integral” en la etiqueta automáticamente es bueno para la salud. La inmensa mayoría de los productos que aparecen como “integrales” en los supermercados siguen estando procesados de alguna forma, pero sobre, proceden mayoritariamente de cereales genéticamente modificados, cosechado de tierras sobreabonadas artificialmente y ahogados en pesticidas.

Por si eso no fuera suficiente, el cereal moderno, especialmente el trigo utilizado en panificación, es ya la mayor fuente de gluten, al cual cada vez más gente se está volviendo alérgica o al menos sensible, tanto consciente como inconscientemente.

La  intolerancia al gluten puede causar problemas digestivos, inflamaciones y dolencias inflamatorias crónicas, por lo que el cereal o el trigo, y más si es integral, se vuelve para estas personas todo menos un alimento sano. Si eres de esas personas que no puede prescindir del pan, la mejor opción es hacerlo casero, y es más fácil de lo que parece.

5. La famosa soja

656-01767013

Muchos profesionales de la medicina y científicos de otras áreas están mostrando ya su preocupación en relación a la soja. Es el típico alimento NO sano por antonomasia, ya que responde perfectamente a la definición de este tipo de alimentos: genéticamente modificado e impregnado de pesticidas y herbicidas. Y lo peor de todo no es sólo que nos lo vendan camuflado al mezclarlo con cereales o incluirlo en multitud de alimentos preparados y hasta embutidos, sino también que en América Latina y África están dedicando enormes extensiones de terreno a monocultivos de soja para el caprichoso mundo desarrollado en vez de alimentos para la población.

La mejor forma de eliminar la soja del todo de tu dieta es evitar completamente los platos preparados siempre que sea posible. Más fácil es evitar fuentes evidentes de esta semilla, como la leche de soja o el queso de soja. Si aun así no quieres prescindir de las proteínas de soja, intenta que al menos sea de soja cultivada ecológicamente y compra solo productos como el tmpeh, el miso o el natto, que no contienen glúten y están libres de pesticidas y herbidicas. En cualquier caso, ingiere cantidades moderadas de soja y no la tomes todos los días, una o dos veces a la semana es suficiente. Hay que comer alimentos ricos en fibra, y no basar nuestras dietas en lo que dictan los grandes medios o la opinión pública por modas.

6. Margarina en vez de mantequilla y patés light o sucedáneos de paté

Da igual lo que te contó en su día tu mamá – la margarina no es más sana que la mantequilla. Lo cierto es que todos los sucedáneos de la mantequilla creados por el hombre en última instancia son productos artificiales hechos de aceites vegetales baratos y procesados (refinados en este caso), además de ingredientes de “relleno” como espesantes, saborizantes, conservantes y testurizantes que al final pasan factura, a las arterias en particular, y a la salud en general ¡Muchas veces, ni siquiera saben bien! Prueba a echar unas gotas del sano aceite de oliva a la tostada…

La mantequilla no es tan mala como la han pintado, siempre que, como todo,  uno no se exceda con ella. Además de tener un sabor natural, no artificial como la margarina, está llena de ácido linoleico (CLA) que sí es bueno para la salud ya que protege contra el cáncer y fomenta el crecimiento muscular, además de las vitaminas A, D y E, naturales y no artificiales, esenciales para mantener una buena salud. Y si lo que quieres es perder un poco de peso o mantener la línea prueba con la ayuda de productos naturales como los de la gama XS Natural.

7. Pescado de piscifactoría

Todo el mundo sabe que el pescado es una buena fuente de proteína y contiene además aceites beneficiosos para nuestra salud. El problema está en que no siempre comemos el pescado adecuado. Lo ideal desde luego es pescado de caña. El problema del pescado criado es que proviene de una industria que, como todas, no tiene otro objetivo que el de producir el máximo producto en el menor tiempo posible.

El pescado se cría en jaulas superobladas, sometidos a un constante estrés que lo hace sumamente vulnerables a enfermedades y epidemias. En lo que a nosotros respecta, esto significa que tienen que ahogar este pescado en antibióticos, fungicidas y pesticidas formando un bonito cóctel combinado con tranquilizantes.

Este pescado supone una materia prima de pésima calidad, que luego pasa no sólo a nuestro plato, sino también a la industria alimentaria, donde es procesado, empanado, frito o preparado con falsas salsas para ser empaquetado, envasado o congelado y enviado a los supermercados. En comparación con el pescado capturado en alta mar, el proveniente de piscifactoría (y el de los platos preparados) ofrece un 20% menos de proteínas y casi el DOBLE del aceite omega 6, que aumenta las inflamaciones, menor cantidad del beneficioso omega 3 y muchos menos nutrientes. Así que busca y compra pescado de alta mar certificado, siempre que lo encuentres y sea posible.

8. Coca colas light

Si todavía estas tomando alguna Coca cola light o dietética, quizá deberías hacerte una prueba de densidad ósea. Las Coca colas en general, pero las light especialmente, son el máximo exponente de un brebaje fabricado enteramente por el hombre, que no sólo sabe a rayos, sino que es un cóctel de ingredientes químicos, carente de cualquier sustancia mínimamente nutritiva, lleno hasta arriba de sodio, es decir, sal, y encima con unos colorantes que quitan el sueño a muchos expertos en el tema. Consejo: pásate al agua o al té, mejor si es de roiboos, de hibisco o verde, que será beneficioso para tu salud y además, tienen un sabor muy bueno.

Tags: , ,




One Response to Algunos alimentos sanos también pueden llegar a ser perjudiciales

  1. No tenía en mente que algunos de estos productos podían ser negativos, me has abierto los ojos, gracias por la información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

SUBIR ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
s