Síguenos:

facebook twitter googleplus

500cosmetics


comida 620x350 - ¿Influye la comida en nuestro estado de ánimo?
0

¿Influye la comida en nuestro estado de ánimo?

Dice el dicho que “somos lo que comemos”. Y con qué razón. La comida puede influir positiva o negativamente en nuestro estado de ánimo. Te invitamos a que conozcas qué productos afectan a tu humor y cuáles deberías ingerir para tener una vida más feliz.

1.- La dieta mediterránea te protege de la depresión

Es bien sabido que la dieta mediterránea, basada mayormente en aceite de oliva, frutas, verduras y legumbres, nueces y pescado (más que carne) reduce las inflamaciones y es muy beneficiosa para la salud del corazón. Diferentes estudios van más allá y determinan que comer sobre la base de una dieta mediterránea puede también prevenir desórdenes depresivos. Es muy fácil recuperar buenos hábitos alimenticios viviendo donde vivimos, teniendo todo a mano. No lo dudes y regresa a la cocina de tu abuela, recurriendo menos a platos preparados y comida basura.

2.- Ciertos alimentos pueden llevarnos a una depresión

Comida como las hamburguesas, salchichas, pizza, así como productos de pastelería y bollería industrial (productos tipo muffins, donoughts comida2o croissants) han sido ya relacionados con un mayor riesgo de sufrir depresión si se consumen de forma generalizada durante un largo periodo de tiempo. Lo mejor es sustituirlos por productos frescos, mucho más sanos y saludables siempre que sea posible.

3.- ¿Estar de buen humor lleva a comer más?

Contrariamente a lo que muchas personas creen, el buen o el mal humor y el hecho de comer más, no están relacionados. Lo que es importante es encontrar el buen equilibrio entre los estados de ánimo en los que nos encontremos en cada momento determinado y no dejar llevarnos por picos extremos, bien de mal o de excesivo buen humor. Porque es precisamente el vivir nadando entre estos dos extremos lo que conduce a excesos en la alimentación.

4.- Podemos ‘ingerir’ mal humor en sólo dos días

Hay diversos estudios que demuestran que cuantas más calorías, grasas saturadas y sal consume la gente, de peor humor estará tan solo dos días después. De esto se puede deducir que, este tipo de ingesta, juega un papel determinante en el estado de ánimo negativo de las personas. Si estás de mal humor presta atención a lo que comes. Realizando mínimos cambios en tu alimentación según lo descrito arriba, que además no requieren mucho esfuerzo, podrás lograr cambios apreciables en tu bienestar general en muy poco tiempo.

5.- Los snacks y el picoteo afectan a nuestro bienestarcomida3

El consumo de fruta fresca está asociado científicamente con unos niveles más reducidos de ansiedad, depresión y desorden mental general. No sucede lo mismo con los productos típicos de picoteo, como por ejemplo patata chip o snacks de chocolate, entre muchos otros, cuyo consumo a la larga se relaciona con determinados síntomas somáticos, dificultades cognitivas y mayores niveles de fatiga. Conviene limitar el consumo de snacks y picoteos, especialmente durante los períodos festivos y vacacionales. No hay nada malo en comer entre horas de vez en cuando , siempre que te decantes por echar mano de fruta o verdura fresca, por ejemplo,  en vez de esas galletas de chocolate o esos chips salados a los que estamos tan acostumbrados.

6.- Las emociones pueden cambiarnos el sabor de la comida

Un reciente estudio se concentró en la relación entre sentimientos y emociones y los sabores percibidos. Para ello se analizó a los asistentes a ocho partidos de hockey. El resultado: la victoria del equipo propio significaba un incremento en la percepción de lo dulce y una menor intensidad de los sabores agrios, mientras que las emociones negativas, en este caso asociadas a una derrota del equipo propio, se comportaban al revés. Es decir, acentuaban la percepción de lo agrio y disminuían la intensidad de lo dulce.

Para poder saborear del todo la comida, es necesario que te tomes tu tiempo y no la engullas. Céntrate en ella y en las sensaciones que nos proporciona y no en otras cosas. Cuando nos tomamos tiempo para comer es cuando estaremos disfrutando del momento y del presente. Este momento especial de centrarse en lo que comes en el momento en el que comes no se debería aplicar únicamente a comidas especiales que tengamos durante el año, sino a la comida de todos los días por muy simple o sencilla que parezca. Tiene una ventaja añadida: muchos estudios sugieren que comer lentamente, disfrutando de los sabores y del momento. También hace que se coma mejor y sobre todo menos, al sentirnos más satisfechos al acabar con la comida.

7.- El aburrimiento puede llevar a comer demasiadocomida4

De acuerdo a diversos estudios, las personas emocionalmente ‘planas’ y con tendencia a aburrirse son también más propensas a caer en hábitos alimentarios inadecuados. ¿Quién de nosotros no conoce a alguien que suele comer por aburrimiento o como respuesta a algo negativo, como por ejemplo, la ansiedad? Si creemos que caemos en esta categoría, cambiar de actitud no es tan difícil. En el fondo, comer cuando se está aburrido no es más que la búsqueda de algo que hacer, con que ocuparnos. La solución pasaría por llenar ese espacio vacío de nuestro tiempo con algún tipo de actividad, en vez de picotear o comer por comer.

8.- La personalidad influye en nuestros hábitos alimenticios

Appetite, Una revista gourmet asiáticapublicó una vez un artículo mostrando la relación entre la personalidad de cada uno de nosotros y nuestra forma de alimentarnos y de comer. Por ejemplo, con el consumo de cárnicos VS. vegetales. Así:

  • Una mayor predisposición a vivir nuevas experiencias estaba asociada con un mayor consumo de frutas, vegetales y ensaladas y uno menor de carne y refrescos.
  • Las personas muy sociables y de buen trato también mostraban un menor consumo de carne y productos cárnicos.
  • Un mayor grado de consciencia de lo importante y también escrupulosidad, implicaba menor consumo de carne y alimentos y bebidas azucarados
  • Las neurosis (trastornos y manías obsesivas) podían ligarse al abuso de alimentos azucarados debido a la influencia de las emociones en los hábitos de consumo.

A estas alturas ya no es posible cambiar el cómo somos. Lo que sí que podemos es tomar una mayor consciencia de nuestros actos, entre ellos, de cómo nos alimentamos. Si ya eres consciente de que siempre estás al borde de la neurosis, ¿qué mejor excusa para encontrar un momento de relajación personal en el hecho de comer, disfrutando del momento y de los sabores? Una mejora de nuestros hábitos en este punto puede llegar a tener también efectos muy positivos sobre los demás aspectos que afectan a nuestra personalidad.

9.- El hecho de ser madrugador influye emocionalmente a la hora de comer

Lo que parece claro es que si eres de las personas que son más activas, estás más alerta y funcionas mejor por las mañanas que por las tardes y las noches, te enfrentas a muchas menos probabilidades de sufrir de síntomas depresivos y hábitos de alimentación poco saludables como la ingesta compulsiva o emocional. Hay que asegurarse de dormir las horas suficientes (lo que nos pide el cuerpo), algo que suele ser diferente en cada persona. Esto reduce la ansiedad, los nervios y el malestar emocional, disminuyendo el riesgo de caer en el hábito de comer por impulso. Por mucho que nos digan, el cuerpo humano se sigue rigiendo por las horas de luz solar y no por la artificial, por lo que el ideal es acostarse con el sol y levantarse con él.

Con estos simples pasos podrás alcanzar de nuevo el equilibrio en algo tan esencial como es la forma de comer. Comprobarás que es muy fácil volver a encontrar el punto de equilibrio también en lo interno, en nuestro estado de ánimo y nuestro bienestar emocional.

 

Tags: , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

SUBIR ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
s