Síguenos:

facebook twitter googleplus

500cosmetics


enfermedad de peyronie
0

La enfermedad de Peyronie

¿Qué es la enfermedad de Peyronie?

La enfermedad de Peyronie es una enfermedad que afecta al pene y puede causar:

  • Un bulto en el eje del pene
  • Dolor en el eje del pene
  • Angulación anormal del pene en erección (pene “doblado”).

No todas estas características se tienen que dar necesariamente, pero por lo general, el hombre se da cuenta por primera vez por un bulto blando en el pene. Esto puede continuar con una curvatura del pene en ángulo cuando está erecto, por lo que adquiere una formaGenetics Extender: Extensor de pene bastante extraña. El pene flácido generalmente no presenta ninguna alteración, no está deformado. Cabe recordar que un cierto grado de angulación del pene erecto hacia arriba, es normal, y no es una característica de la enfermedad de Peyronie.

A día de hoy, existen soluciones que pueden ayudar a curar este tipo de enfermedad como sería el extensor de pene Gnetics Extender, que además de alargar el pene, permite corregir la curvatura de la enfermedad de Peyronie.

Un buen consejo

Notar un bulto en el pene puede ser una experiencia aterradora.  A menudo, los hombres se preocupan porque creen que han desarrollado un cáncer. El cáncer de pene es muy raro, mientras que la enfermedad de Peyronie, es con diferencia, la causa más común de tal deformación. Si encuentra un bulto en esa zona de su cuerpo, es importante buscar consejo médico, pero no debe estar demasiado preocupado de que se trate de una patología grave.

¿Qué causa la enfermedad de Peyronie?

El pene se compone básicamente de tres cilindros, cubiertos por varias envolturas de tejido y, finalmente, por la piel. La estructura fisionómica de cada lado del pene son estructuras cilíndricas esponjosas llamadas cuerpos cavernosos. Estos forman el tejido eréctil que se llena de sangre durante la erección, y que actúa como el tubo interior de un neumático. Estos están rodeados por la túnica albugínea, una dura y elástica cubierta fibrosa que puede ser comparada con el propio neumático. Cuando el pene se pone erecto, los tubos interiores (cuerpos cavernosos) se inflan, llenando el espacio dentro de la cubierta de neumático (túnica albugínea), por lo que la estructura se pone más rígida. En la enfermedad de Peyronie, las placas fibrosas aparecen espontáneamente dentro de la túnica albugínea y se asientan como protuberancias sensibles. Cuando el pene se pone erecto, se infla de forma desigual y tiende a doblarse alrededor de la placa, haciendo que se deforme, lo que revela la característica principal de la enfermedad de Peyronie. Uno de cada tres hombres con Peyronie presentan dolor o pene doblado cuando éste está erecto. Es el síntoma principal. Los expertos no están seguros de por qué algunos hombres contraen la enfermedad de Peyronie y otros no. Hay varios factores que podrían ser los desencadenantes, incluyendo:

  • Genética: de vez en cuando la enfermedad tiene una tendencia a encontrarse en algunas familias (heredada o predisposición genética), pero esto no es común.
  • Daño: La enfermedad de Peyronie es más común después de una lesión en el pene, como puede ser fractura de pene o contundente inclinación del pene erecto. También es más frecuente en los hombres que se aplican inyecciones en el pene para el tratamiento de la disfunción eréctil (impotencia)
  • Trastornos circulatorios: Muchos hombres con la enfermedad de Peyronie parecen estar afectados por  presión arterial alta (hipertensión) y endurecimiento de las arterias ( aterosclerosis ), por lo que estas condiciones podrían estar posiblemente involucradas en su desarrollo.
  • Diabetes:esta enfermedad es más común en hombres con enfermedad de Peyronie. Como resultado, la diabetes también podría estar involucrada en su desarrollo.

enfermedad-peyronie  

¿Cuáles son los síntomas?

La enfermedad de Peyronie se puede producir en cualquier momento desde la adolescencia, pero con mayor frecuencia en hombres de 40 a 60 años. Afecta a alrededor de 1 de cada 100 hombres (0,4 a 1,0 por ciento) de mediana edad, pero algunos expertos sugieren que hasta un 4 por ciento de hombres mayores de 40 años de edad pueden sufrirla. La enfermedad causa grados muy variables de deformidad y molestias. Algunos hombres apenas se preocuparon por ellos, mientras que otros encuentran las relaciones sexuales físicamente imposibles. Muchos hombres no necesitarán tratamiento, pero igualmente deben buscar consejo médico. Los síntomas son:

  • Un bulto en el cuerpo del pene: esto puede desarrollarse lentamente durante varios meses y con frecuencia lleva de 12 a 18 meses para que se haga notorio.
  • Dolor en el eje del pene: dos tercios de los hombres con enfermedad de Peyronie van a experimentar dolor en el pene. En la mayoría de los casos, desaparece poco a poco sin tratamiento y  en unos pocos meses.

Angulación anormal del pene en erección (pene curvado): durante los 12 a 18 meses en que la placa o bulto se está desarrollando, la deformidad del pene erecto puede cambiar. En el 30 o 40 % de los pacientes, empeora, del 10 al 20 % no experimentan demasiados cambios, y el 50 % sigue siendo la misma. Algunos hombres pueden desarrollar diversos grados de disfunción eréctil (impotencia) como consecuencia de la enfermedad de Peyronie. Esto puede variar desde una completa incapacidad para alcanzar y / o mantener una erección adecuada, y una experiencia sexual insatisfactoria, hasta una ligera reducción en la rigidez del pene. Algunos hombres reportan una tendencia de que el pene se les curva alrededor del bulto durante el acto sexual. La frecuencia de este problema ha sido reportada en un rango que va desde el 4 al 80% de los hombres que padecen Peyronie, aunque la experiencia sugiere que los porcentajes de los que experimentan este síntoma, está por debajo de estos rangos.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Peyronie?

La enfermedad de Peyronie se diagnostica a partir de lo que el paciente le describe al médico, y el examen que éste decida efectuar, lo que él pueda ver y sentir. Entre el 10 y el 25 por ciento de los hombres con enfermedad de Peyronie tienen la contractura de Dupuytren, una deformidad en la que el dedo meñique, el anular, y a veces otros dedos, se doblan hacia la palma de la mano. No se necesitan investigaciones especiales, y la biopsia (extirpación quirúrgica de una parte de la masa para examinarla bajo el microscopio) sólo es necesaria para desactivar rápidamente grumos que no se están desarrollando de forma habitual. La ecografía puede utilizarse para evaluar el tamaño exacto y la posición de la masa, pero rara vez es necesaria.

¿Qué otra cosa podría ser?

Aunque es extremadamente raro, el sarcoma del pene (una forma de cáncer) puede presentarse de una manera similar. Su médico tendrá en cuenta esto si el tumor aumenta muy rápidamente o se desarrolla de una manera inusual.

¿Qué se puede hacer?

Si usted piensa que podría tener la enfermedad de Peyronie, debe consultar a un médico. En primera instancia, debe consultar a su médico deenfermedad-peyronie cabecera, aunque también puede pedir consejo a un especialista de medicina genitourinaria (GUM) clínica. El médico querrá saber qué tipo de afección ha desarrollado y cómo le afecta. Por lo tanto, le examinará. Si el problema ha estado presente desde hace mucho tiempo, no está cambiando, y no está causando muchos problemas, el médico puede evitar recomendar algún tratamiento, y así  simplemente pedirle que regrese si la condición comienza a empeorar. Si el problema ha estado presente desde hace mucho tiempo y le está causando dificultades sexuales (tales como impotencia, dificultad para la penetración o dolor durante las relaciones sexuales para cualquiera de los dos), es posible que lo derive a un urólogo. Lo habitual es esperar a que los síntomas remitan -particularmente el dolor- antes de iniciar el tratamiento. Aunque es posible que necesite tratamiento quirúrgico para corregir la deformidad, es preferible esperar a que el proceso inflamatorio merme antes de realizar este tipo de cirugía. De lo contrario el pene puede continuar desarrollando una curva después de la cirugía. Aunque la enfermedad de Peyronie no es tan rara, los hombres con frecuencia evitan preguntar  sobre ello,  por lo que algunos médicos podrían no estar familiarizados con las opciones de tratamiento. Es razonable pedir referencias o garantías para referirse a este problema íntimo si no está satisfecho con la explicación y asesoramiento que ha recibido. La verdad es que no hay nada que usted pueda hacer para prevenir el desarrollo de la enfermedad de Peyronie después de que haya aparecido. Sin embargo, sí podría evitar los traumatismos del pene. Los hombres que se inyectan el pene para tratar la disfunción eréctil podrían reducir su riesgo de desarrollar la enfermedad de Peyronie mediante la técnica de inyección de cuidado, y variando el lugar de la inyección. Este consejo sirve generalmente cuando primero se enseña a los pacientes a usar las inyecciones.

¿Qué puede hacer su médico?

En primer lugar, el médico debe ser capaz de asegurarle que no tiene cáncer.

Medicamentos

Esta es un área de controversia, ya que existe evidencia de que la efectividad del tratamiento médico es limitada. Sin embargo, este tratamiento es digno de consideración en los hombres con enfermedad de Peyronie temprana o activa, es decir, cuando el tumor está creciendo o es doloroso. El objetivo es reducir el dolor, el tamaño del bulto y la eventual deformidad.

  • La vitamina E y el aminobenzoato de potasio: los primeros estudios parecen mostrar una mejora de tamaño de la inflamación, pero los estudios más recientes no han confirmado esto. Estos medicamentos son, sin embargo, baratos, relativamente libres de efectos secundarios y ampliamente utilizados.
  • El tamoxifeno: un estudio demostró que el tamoxifeno (Nolvadex por ejemplo, D) no sólo mejoró el dolor en aproximadamente el 80 por ciento de los hombres afectados, sino que produjo la reducción del tamaño global del bulto, y la deformidad en aproximadamente el 30 por ciento de los hombres. El estudio se llevó a cabo en hombres con enfermedad temprana y con placas blandas. No existe ninguna evidencia de beneficio en los hombres con  una Peyronie de larga data. El tamoxifeno se utiliza generalmente en el tratamiento de cáncer de mama, pero tiene relativamente pocos efectos secundarios. A pesar de que no tenga licencia para su uso en el tratamiento de la enfermedad de Peyronie, algunos especialistas lo recomiendan.
  • Inyecciones de Verapamilo: un estudio en un grupo muy pequeño de hombres ha demostrado que las inyecciones repetidas de verapamilo en la placa de Peyronie mejoraron el dolor, la deformidad y el tamaño global. Dado que la inyección del pene es una posible causa de la enfermedad de Peyronie, se recomienda conocer una evidencia fehaciente y concluida por otros estudios importantes antes de prescribirse como tratamiento.
  • La terapia de ondas de choque extracorpóreas: los estudios han demostrado que las ondas de choque extracorporales (fuera del cuerpo) dirigidas a las placas de Peyronie, pueden reducir la deformidad del pene y el dolor en la enfermedad de Peyronie. El mecanismo de acción no se entiende bien. Se necesitan más estudios a largo plazo para determinar sus verdaderos efectos.
  • Radioterapia La terapia de dosis bajas todavía está bajo investigación. Se debe evitar en los hombres menores de 60 años de edad, ya que puede causar por sí sola disfunción eréctil (impotencia) en un máximo de la mitad de estos pacientes.

Cirugía

Debido a que el desarrollo de la enfermedad de Peyronie varía mucho entre individuos, una estrategia prudente es adoptar un enfoque conservador para el tratamiento y evitar la intervención quirúrgica temprana. La cirugía sólo debe hacerse para corregir la deformidad del pene en los hombres con enfermedad de Peyronie estable, que ha estado presente durante al menos un año, y no ha cambiado en absoluto durante al menos tres meses. Además, es esencial que la enfermedad se haya estabilizado e interrumpido antes de intentar la cirugía; de lo contrario, esta condición podría continuar progresando después de que la operación se haya realizado. Las indicaciones para la cirugía son:

  • Dificultad inaceptable con la penetración durante las relaciones sexuales
  • Dolor durante las relaciones sexuales para cualquiera de las partes como consecuencia de la deformidad del pene.

Sin embargo, una apariencia estética desfavorable del pene en erección no es una buena razón para apostar por la cirugía, a menos que ésta peyronieesté causando angustia psicológica grave y de difícil solución. El éxito de la cirugía se suele medir por la corrección de la deformidad, pero no hay garantías de que el pene vaya a quedar perfectamente recto después de la cirugía. Inclusive, algunos hombres desarrollan la disfunción eréctil o incluso, entumecimiento del pene después de la cirugía, por lo que no es un tratamiento para contemplar sin una precaución considerable. En general los pacientes se someten a un procedimiento de ‘Nesbit ” o a una operación, destinados a remover la placa y colocar un injerto sobre el defecto. En el procedimiento de Nesbit, se hace una incisión en la piel del pene, justo debajo del glande; la piel se tira hacia abajo, hasta la base del pene. El pene se llena con solución salina para producir una erección artificial de manera que el cirujano pueda ver donde se encuentra la curvatura. Entonces, se coloca al paciente con el abdomen para el lado opuesto,  a veces extrayendo una pequeña cantidad del tejido facial para corregir la curvatura. La operación de Nesbit es bastante simple de realizar y da buenos resultados, pero algunos notan acortamiento del pene, algo que puede ocurrir después del procedimiento, y sobre el cual el paciente debe ser advertido de antemano. Los procedimientos con injertos vienen en dos tipos principales. O se realiza una incisión en la placa y se coloca un injerto (usando un parche venoso en el defecto), o bien, la placa puede ser extirpada por completo, y se coloca un injerto sobre el defecto. Los resultados de estas operaciones también son buenos, y aunque se puede producir un acortamiento del pene, este es menor al que se produce con un procedimiento de Nesbit. Los hombres con enfermedad de Peyronie y disfunción eréctil no responderán al tratamiento de elección, por lo que su opción es la inserción de una prótesis peneana.

Pronóstico

La enfermedad de Peyronie puede tener un curso muy variable. Muchos hombres con enfermedad de Peyronie no requerirán tratamiento y podrán disfrutar de relaciones sexuales muy satisfactorias con su pene, y sin tratamientos inusuales. Los hombres que han tenido la enfermedad de Peyronie tienen más probabilidades de tener un episodio más en el futuro que la población en general. Nada se ha demostrado como para intentar prevenir una recurrencia en todos los casos de enfermedad de Peyronie.

Método sin cirugía

Recurrir a la cirugía muchas veces es la última opción de los hombres que padecen Peyronie. Sin embargo, existen métodos naturales como los aparatos alargadores de pene, con los que se ha comprobado que son beneficiosos para corregir esta enfermedad. Gnetics Extender es un alargador de pene recomendado por MasQueSalud que contiene todos los certificados sanitarios con resultados probados bajo pacientes que tienen la enfermedad del Peyronie.

Tags: , , , ,




Comments are closed.

SUBIR ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
s