Síguenos:

facebook twitter googleplus

500cosmetics


consejos de belleza de una supermodelo
0

Los 7 consejos de belleza de una supermodelo

Desde MásqueSalud te traemos la rutina de Kristen Arnette, maquilladora profesional, ex-modelo, que trabaja diariamente con decenas de modelos internacionales. Después de trabajar con modelos y como modelo durante más de 20 años, he llegado a darme cuenta de que si quieres parecer lo más guapa posible también tienes que sentirte lo mejor posible, nos confiesa Kristen Arnett. Este enfoque “desde la belleza de dentro hacia fuera” me ha hecho posible probar y confirmar una serie de trucos que influyen en todo lo que hago, desde pedir en un restaurante hasta la ropa que me pongo para correr. Empleo todos estos métodos y trucos a conciencia porque intento mantener una apariencia joven, sana y radiante de una forma permanente y realista. A continuación expongo mis 7 trucos y consejos de belleza de supermodelo más importantes para una alcanzar y mantener una belleza natural.

1. Sácate todo lo malo sudando

pic

Soy una ferviente creyente en los poderes del sudor. A lo largo de los años no sólo me ha ayudado a perder kilos sino que he aprendido también que el sudor hace maravillas con tu piel al abrir tus poros y favorecer la eliminación de toxinas.

Para incrementar el nivel de sudoración, prueba a ponerte una bolsa o faja encerada la próxima vez que hagas ejercicio. Puede que a primera vista tengas una pinta un poco ridícula pero te prometo que te sentirás mucho mejor después de llevarla. Si te es posible, después de correr, métete en la sauna o en el baño de vapor para asegurarte de librarte del exceso de agua en tu cuerpo. Sudar se ha vuelto tan popular últimamente que incluso hay marcas de ropa que aseguran que con sus prendas sudarás más.

Pero no solo importa lo que lleves puesto a la hora de sudar. También importa e influye tu estado mental. Cuando hago ejercicio doy de mí lo máximo – siempre intento mejorar mis marcas, someterme a retos y me propongo trabajar mis músculos un poquito más que el día anterior. Creo que hacer esto tres o cuatro veces a la semana tonifica y modela mi cuerpo de forma mucho más efectiva que un régimen de ejercicio moderado a lo largo de todos y cada uno de los días de  la semana.

2. Mantén tus niveles de agua

Sé que suena a simple y redundante, pero la hidratación es un componente clave para mantenerte radiante, joven y con una complexión ágil y adecuada. Pero siendo honesta, nunca he sido de esas personas fanáticas del agua. De hecho no es que me entusiasme demasiado. Así que hago todo lo posible por hacerla más apetecible. Trátala como si fuera un cóctel. Tritura varios pepinos, añádele unas gotas de limón y échale unas hojas de menta – el caso es hacer algo con el agua incolora e insípida para que parezca que te estás dando un capricho. No sólo tendrá mejor sabor, también puede ser, como el ejemplo que he dado, un gran potenciador del metabolismo.

Cuando estoy con el estado de ánimo de endulzar las cosas, le añado unas gotas de Stevia. También me gusta servir el agua en vasos bonitos, atractivos y guardarlos en el frigorífico para mantenerlos frescos y refrescantes. Y, lo más importante- siempre bebo el agua con una pajita de acero inoxidable ¡hace que beba más cantidad!

3. ¿Piel seca? Cepilla, exfolia y humedece a menudo

pasos-que-debes-seguir-para-exfoliar-tu-piel_s0qk9

Cepillarse y restregarse la piel en seco es seguramente el tratamiento spa más barato del mercado. No solo es efectivo, ya que favorece la renovación de las células de la piel sino que también refuerza la circulación sanguínea en y hacia la misma. Cuanto más seca la piel, más efectivo el cepillado en seco.

Después del cepillarse y restregarse en seco, tómate una ducha y elimina cualquier exceso de piel seca que pueda permanecer en ella exfoliándola con un cepillo apropiado para ello. Después de esto, ¡mi piel se siente suave y consigo en 15 minutos los mismos efectos que con un tratamiento completo de Spa!

Una vez que mi piel se ha librado de todas las impurezas, es fundamental volver a hidratarla. En  vez de comprarte un bote de una carísima loción a base de aceite de aguacate o algo parecido, prefiero ir a lo auténtico. Prefiero el aceite de aguacate natural, obtenido de aguacates ecológicos. Contiene vitamina A y E y es un gran hidratante. También está lleno de esterolina, un esteroide natural del que se dice que es muy efectivo a la hora de potenciar los colágenos y reducir las manchas que aparecen con la edad. Incluso lo puedes usar de suero capilar. Este tipo de aceite es el culmen de los aceites corporales y siempre tengo a mano una botella del mismo, que guardo como oro en paño.

4. Cárgate de fibra

La fibra es clave para mantener el metabolismo en sus niveles correctos y también para perder peso. Yo suelo tomar galletas de alto contenido en fibra con una rodaja de tomate y algo de queso bajo en calorías. Si quiero algo más consistente, me hago unas pizzas estupendas con estas galletas saladas. Cubro las galletas con salsa de tomate y queso para fundir y las meto en el micro durante 20 segundos. Son fáciles de preparar, están muy buenas y son sanas.

Una vez a la semana soy completamente vegetariana. Alimentarme durante un día solamente de vegetales aporta al cuerpo una buena cantidad de fibra proveniente de las frutas y verduras.

Naturalmente, casi nadie le hace ascos a algo dulce. Pero como vigilo mi peso, satisfago mi capricho por algo dulce comiendo solo chocolate puro (¡rico en antioxidante!), chocolate con calcio o una taza de chocolate bajo en calorías bien calentito. La clave está en no privarte de esos antojos, siempre encontrando la manera de proporcionártelos sin perjudicar tú figura o tener que reforzar tu dieta.

5. Que no te dé miedo el mantenimiento

Cuando salgo a cenar, aplico unos cuantos trucos para disfrutar de la cena y la atmósfera sin tener que preocuparme de los kilos. Siempre pido una ensalada para comenzar – así me aseguro de terminar saciada antes. También estudio la carta del menú con el debido tiempo para saber exactamente qué es lo que pido para comer y evitar tener que picar cuando vuelva a casa porque esté muerta de hambre.

Cuando traen el pan, pido amablemente que se lleven el mío para evitar tentaciones. Opto siempre por guarniciones enteramente vegetales, por lo tanto, nada de patatas y menos fritas. Evito los entrantes fritos o en salsa. La carne la pido hecha en su punto y usando muy poco aceite. Lo admito, soy un poco militante y pesada en las mesas de los restaurantes, pero prefiero mantener mi buen peso a tener que arrepentirme después.

6. Algunos secretos para combatir el cabello graso

10-10-2014 9-29-53

Una vida siempre en movimiento me ha ayudado a obtener toda una serie de trucos para combatir el cabello graso. El champú en seco es mi arma secreta. No sólo ayuda a mantener mi cabello en condiciones durante todo un día sin tener que lavarlo, también es un gran producto estilista.

Las trenzas son otra forma de esconder el cabello sucio. De hecho, cuanto más graso tu cabello, más fácil resulta trenzarlo. ¡Hay tantos trenzados divertidos para probar! Yo he llegado a ser experta en hacerme las llamadas ‘Halo’, la cola de pez y tengo algún estilo de trenza más en mi lista para probar en cuanto tenga oportunidad. Lo mejor de las trenzas es que proporcionan un look muy fashion al tiempo que nadie se da cuenta de que no es más que una forma de enmascarar tu cabello sin lavar.

Otra forma es lavar tu pelo cada dos días, no excederse en ello porque pierde fuerza y volumen, además de brillo. Siempre con champús con ingredientes naturales que equilibran el pH del cuero cabelludo. Hay champús específicos como el champú de cebolla Nuggela & Sulé cada vez más popular, con extractos de cebolla. Su aroma es de heno y limón, y ayuda al crecimiento del pelo, fuerte y sano, alimentándolo para que brille como recién lavado sin abusar de ningún producto.

7. Sé lista a la hora de viajar

viajar_sola-pantalla

Mi carrera de modelo me ha llevado alrededor del mundo enseñándome ya desde muy pronto lo importante que es usar la cabeza a la hora de emprender un viaje. Empezando por la ropa. Para viajar siempre me pongo un sombrero y gafas de sol,  pantalones negros y una cazadora o sudadera de talla ligeramente grande.

La clave además está en llevar un pañuelo grande o un chal. Añade un elemento de estilo a tu ropa y los puedes usar de manta cuando empieza a hacer frío en el avión. Se ha vuelto parte de mi uniforme de viaje porque es elegante y además, cómodo y tolerante a las arrugas.

Además de la guardarropa, añado a la maleta remedios para el llamado jet lag, para sentirme lo más fresca posible cuando llegue a mi destino. Unas noches antes de tomar el vuelo, empiezo a ajustarme a la nueva zona horaria. Si vuelo hacia el este, me voy antes a la cama, si me voy hacia el oeste, me acuesto más tarde.

Recientemente leí que si ayunas 12 horas antes de llegar a tu destino y comes inmediatamente después de aterrizar ajustarás mejor y más rápidamente tu reloj biológico a la nueva zona horaria. El mismo artículo sugería también comprimidos de corteza de pino, lamer un limón o visitar un museo como formas naturales de combatir el jet lag. Voy a probar todas ellas – ¡cualquier cosa antes que sentirme letárgica antes de tiempo!

Tags: , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

SUBIR ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
s