Síguenos:

facebook twitter googleplus

500cosmetics


fetiches sexuales

¿Nacemos con fetiches o los desarrollamos después?

¿Nacemos con fetiches o son cosas que aprendemos y desarrollamos a lo largo de nuestras vidas?

fetichesA lo largo de todos estos años he oído a mucha gente decir que los fetiches y otros intereses sexuales que son poco habituales tienen que ser innatos porque tienden a aparecer muy pronto en la vida, explica el científico Juntin Lehmiller, que nos argumenta cada punto de este post. La gente que se siente atraída por estos fetiches o por estas prácticas no habituales suele sentir que no pueden ejercer un control consciente sobre el tema (al igual que lo que sucede con la orientación sexual). No obstante, la verdad es que no comparto la idea de que la gente nace con unos intereses sexuales específicos como por ejemplo el cuero negro, los pantys, la ropa interior o los pies, como tampoco tengo conocimiento de ningún estudio científico que sugiera que se nace con ello.

Los científicos no han descubierto ningún “gen del fetiche” o algo similar y aunque no puedo asegurar que nunca lo harán en un futuro, lo cierto es que si lo hicieran me asombraría mucho. Por el contrario, sí creo que pueda ser que las personas nazcan con una cierta predisposición a desarrollar un fetichismo sexual. Porque lo que sí sugieren algunos estudios realizados es que, con predisposición o sin ella, cualquier persona puede adquirir el interés y atracción sexual por un fetiche si las circunstancias y el ambiente que la rodean son las adecuadas a ello.

Fetichismo y personalidad

En primer lugar, fetichesy en cuanto a la existencia o no de una predisposición, se sabe porque algunos estudios lo han puesto en evidencia ya que muchos rasgos de personalidad están ligados al fetichismo o fetiches. Por ejemplo, los hombres dotados de unos intereses sexuales poco habituales, incluyendo el fetichismo, tienden a mostrar niveles más altos de introversión (por ejemplo, timidez) y neurotismo (entre otras, inestabilidad emocional), que hombres sin esos intereses sexuales. Para dejar el tema perfectamente claro: no estamos diciendo que estos hombres sufran de problemas o desórdenes psicológicos. En caso de plantearse, los niveles que se presentan de timidez o neurotismo, por ejemplo, entran dentro de lo que se considera normal y no dentro de la categoría de patología. Esto podría ser la base sobre la que se aprende o adquiere con el tiempo el interés sexual “especial”, lo que en sus niveles más altos puede a veces llevar a una imposibilidad para mantener unas relaciones de pareja y sexuales de tipo “habitual” o si se prefiere, “romántico” si no es con ese estímulo.

Aunque la personalidad de cada uno de nosotros está altamente influenciada por el ambiente que nos rodea cuando se forma, muchos estudios han puesto de relieve que determinados rasgos de ella son hasta cierto punto heredados. Si los individuos nacemos con una determinada tendencia heredada a presentar un determinado rasgo (por ejemplo la introspección y timidez), ello podría también explicar por qué algunas personas con ciertos rasgos de carácter desarrollan más que otras personas una eventual tendencia al fetichismo.

En segundo lugar, algunos estudios sugieren que los fetiches se adquieren a lo largo de un proceso de aprendizaje. Por ejemplo: si un objeto ha excitado una vez por lo que sea (por ejemplo, unas botas) y vuelve a aparecer repetidamente en un contexto estimulante (por ejemplo, imágenes de desnudos con botas), ese objeto o imagen, en principio sexualmente neutral, puede llegar a convertirse en esencial para el estímulo sexual del individuo. Así lo han demostrado diversos estudios con objetos digamos “suaves” o muy neutrales.

Conclusión y consejo MqS: 

Por lo tanto, y siguiendo la línea de este post sobre fetiches, no parece que la gente nazca con el rasgo del fetichismo. Por eso te recomendamos desde MásqueSalud probar el Sexo Kinky, infórmate en nuestro post, ya que se tiende a considerar que el fetichismo es algo que se adquiere bajo determinadas condiciones. La mayoría de las veces, estos comportamientos e intereses se adquieren y aprenden muy pronto en la vida, pero también se pueden desarrollar más tarde si las condiciones ambientales inducen a ello. Puede que todos nosotros, en teoría, podamos llegar a ser fetichistas aunque parece que hay algunas personas con una mayor predisposición que otras y que esta predisposición podría ser, en algunos casos, heredada.

Tags: ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBIR ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
s